22 de agosto Día del Folklore ~ Miércoles, no seas Boludo!!!

22 de agosto ~ Día mundial del Folklore y Día del Folklore Argentino

Cuando en nuestra infancia nuestros padres o abuelos nos invitan a tomar mate, además de la infusión nos están transmitiendo, quizá sin saberlo, un hecho folclórico.

El folclore,​ folclor o folklore (del inglés folk, «pueblo» y lore, «acervo», «saber» o «conocimiento») es el conjunto de artesanías, bailes, chistes, costumbres, cuentos, historias orales, leyendas, música, proverbios y supersticiones, común a una población concreta, incluyendo las tradiciones de dicha cultura, subcultura o grupo social.

La palabra «folklor» fue creada por el arqueólogo inglés William John Thoms el 22 de Agosto de 1846 para referirse a las «antiguedades populares».
Etimológicamente deriva de «folk» (pueblo, gente, raza) y de «lore» (saber, ciencia) y se designa con ella el «saber popular».

La fecha coincide, en Argentina, con el nacimiento de Juan Bautista Ambrosetti (1865-1917), reconocido como el «padre de la ciencia folklórica».

Las palabras «pelotudo» y «boludo» son dos de los insultos más comunes en nuestro país, pero también cierto que en muchas ocasiones se las utiliza como una manera canchera de llamar a alguien, incuso a un amigo: «Che, boludo…».
Ambas palabras están reconocidas por la Real Academia Española como términos referidos a una persona «Que tiene pocas luces o que obra como tal», entre sus significados.
Ahora bien, ¿de donde provienen estas palabras, una de las cuales –»boludo»– fue señalada por el poeta uruguayo Juan Gelman como la que más identifica a los argentinos?

Hay varias teorías respecto de su origen y uso posterior. Una de ellas, bien criolla, las sitúa naciendo en las guerras de la Independencia argentina, cuando nuestros gauchos peleaban contra un ejército de lo que en aquella época era el Primer Mundo: el español.
Frente semejante poderío, nuestros gauchos montoneros, de calzoncillo cribado y botas de potro con los dedos al aire, sólo tenían para oponerles pelotas (piedras grandes con un surco por donde ataban un tiento) y facones (a los que algunos amarraban una caña tacuara para improvisar una lanza precaria). Pocos tenían armas de fuego: algún trabuco naranjero o arma larga desactualizada.

¿Y entonces cuál era la técnica para oponerse a semejante maquinaria bélica como la que traían los realistas?
Nuestros gauchos formaban en tres filas. La primera era la de los «Pelotudos», que portaban las pelotas de piedra grandes amarradas con tientos. La segunda, era la de los «Lanceros», con facones y tacuaras. Y la «Tercera» la integraban los «Boludos», con sus boleadoras y bolas.
Cuando los españoles cargaban con su caballería, los «Pelotudos», haciendo gala de una admirable valentía, los esperaban a pie firme y les pegaban a los caballos en el pecho, que de esta manera rodaban y desmontaban al jinete, provocando la caída de los soldados que venían atrás.
Los «Lanceros» aprovechaban esta circunstancia y pinchaban a los caídos. Finalmente, los «Boludos», los rematan en el piso a pura boleadora.

Luego, allá por 1890, un Diputado de la Nación aludiendo a lo que hoy llamaríamos “perejiles”, dijo que no había que ser «tan pelotudos» en referencia a que no había que ir al frente y hacerse matar.
Esta fue la doble acepción que se le dio al término: 1º, aguerrido: 2º, estúpido. Con el tiempo se sumó a esta última clasificación la palabra boludo y el imaginario popular lo fue incorporando como al que los genitales grandes le impedían moverse con facilidad.
En las dos últimas décadas, reemplazando a otros modismos de nuestro dialecto cotidiano, las generaciones más jóvenes vienen intercalando cada dos o tres palabras un «boludo» o un «pelotudo», a veces por nada, a veces como respuesta, y a veces en lugar de decir “querido”. Vale decir, son términos de uso múltiple que todavía tienen algo del sentido original.

Varón:
Cuando pasé por tu casa
me di un fuerte tropezón,
y no fuiste pa decirme:
«Levantate, corazón».

Mujer:
Cuando te vide caer,
lo mismito que una piedra,
te dijo mi corazón:
«Levantate como puedas».

Ayer pasé por tu casa…

y me tiraste un disco rayado,

y me tiraste un disco rayado,

y me tiraste un disco rayado… 😛

«Mi mujer y mi caballo
se perdieron hace tiempo
mi mujer dios la perdone
mi caballo es lo que siento»

«Chacarera, chacarera,
chacarerita riojana
mi suegra entra por la puerta
yo salgo por la ventana. «

¯\_(ツ)_/¯ Hasta la próxima amigos y no seamos boludos! ¯\_(ツ)_/¯

También te podría gustar...

Deja una respuesta

error

¿Disfrutas de este blog? Por favor, pasa la voz :-)

Pinterest
fb-share-icon
Instagram
WhatsApp