Acta capitular del 25 de mayo de 1810

Este miércoles 25 de mayo en la República Argentina celebramos el 212º aniversario de la Revolución de Mayo, fecha en la que el pueblo se reunió en la «Plaza de la Victoria» -hoy llamada Plaza de Mayo- impuso su voluntad al Cabildo y creó el primer gobierno patrio, el que fuera el primer paso hacia el proceso que terminaría con la declaración de la Independencia, el 9 de julio de 1816.

Mucho hemos imaginado sobre cuál sería el secreto para que los escritos  en los cuales los patriotas firmaron las Actas de acuerdo de la formación de la Primera Junta de Gobierno, en Buenos Aires, el 25 de Mayo de 1810, y de la Independencia de España, en Tucumán, el 9 de Julio de 1816, tuviesen una caligrafía tan meticulosa y ordenada…

Hojas sin renglones, papeles duros, quizás rústicos, plumas y tinteros que amenzaban con su líquido escurridizo con manchar un trabajo de horas, no amedrentaban a los escribas, que con esmero enfrentaban estos obstáculos cada vez que un asunto importante lo ameritaba.

Acá les dejo imágenes de aquellos escritos históricos…

En esta  imagen, pude descubrir las firmas de Saavedra, Matheu, Alberti, Paso, Azcuénaga… ¿Ustedes lograron ver alguna más?

El Archivo General de la Nación custodia la memoria de los argentinos, mediante la conservación y difusión 
de su acervo documental. El Acta del 25 de Mayo de 1810 es un documento fundacional de su patrimonio, por cuanto 
constituye el testimonio que señala nuestro camino hacia la soberanía.

ACTA DE LA INSTALACION DE LA JUNTA (Transcripción)

En la muy Noble y muy Leal ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires, a 25 de Mayo de 1810, sin haberse separado en la Sala Capitular los Señores del Excmo. Cabildo, se colocaron á la hora señalada bajo de docel, con sitial por delante, y en él la imagen del Crucifijo y los Santos Evangelios y comparecieron los Señores Presidente y Vocales de la nueva Junta Provisoria gubernativa, D. Cornelio de Saavedra, Dr. D. Juan José Castelli, Licenciado D. Manuel Belgrano, D. Miguel de Azcuénaga, Dr. D. Manuel Alberti, D. Domingo Mateu y D. Juan Larrea; y los Señores Secretarios Dr. D. Juan José Passo y Dr. D. Mariano Moreno, quienes ocuparon los respectivos lugares que les estaban preparados, colocándose en los demás los Prelados, Jefes, Comandantes y personas de distinción que concurrieron. Y habiéndose leído por mi, el actuario, la acta de elección, antes de jurar expuso el Sr. Presidente electo, que en el día anterior había hecho formal renuncia del cargo de Vocal de la primera Junta establecida, y que solo por contribuir a la tranquilidad pública y á la salud del pueblo, admitía el que se le conferían de nuevo, pidiendo se sentase en el Acta esta su exposición: seguidamente hincado de rodillas, y poniendo la mano derecha sobre los Santos Evangelios prestó juramento de desempeñar legalmente el cargo, conservar íntegra esta parte de América á nuestro Augusto Soberano el Sr. Don Fernando VII, y sus legítimos sucesores, y guardar puntualmente las leyes del Reino. Lo prestaron en los mismos términos los demás Señores Vocales por su orden, y los Señores Secretarios contraído el exacto desempeño de sus respectivas obligaciones: habiendo expresado el Sr. Don Miguel de Azcuénaga, que admitía el cargo de vocal de la Junta, para que por el Excmo. Cabildo, y por una parte del pueblo había sido nombrado en este día, atento al interés de su bien orden, y tranquilidad: más que debiendo ser la opinión, no solo del Exmo. Cabildo, sino la universal de todo el vecindario, pueblo, y partidos de su dependencia, pedía se tomara la que faltase y la represente; para la recíproca confianza, y seguridad de validez de todo procedimiento. Finalizada la ceremonia dejó el Excmo. Cabildo el lugar que ocupaba bajo el docel y lo tomaron los Señores Presidente y Vocales de la Junta; y el Sr. Presidente exhortó al concurso, y al pueblo a mantener el orden, la unión, y la fraternidad como también á guardar respeto, y hacer el aprecio debido de la persona del Excmo. Sr. Don Baltazar Hidalgo de Cisneros, y toda su familia; cuya exhortación repitió en el balcón principal de las casas capitulares, dirigiéndose a la muchedumbre del Pueblo que ocupaba la plaza. Con lo que se concluyó la acta de instalación, retirándose dicho Sr. Presidente, y demás Señores Vocales, y Secretarios á la Real Fortaleza por entre un inmenso concurso con repiques de campanas, salva de artillería en aquella, adonde no paso por entonces el Exelentisimo Cabildo, como lo había ejecutado la tarde de la instalación de la primera Junta, a causa de la lluvia que sobrevino, y de acuerdo con los Señores Vocales, reservando hacer el cumplido el día de mañana y lo firmaron de que doy fé Juan José Lezica; Martin Gregorio Yaniz; Manuel Mancilla; Manuel José de Ocampo; Juan de Llano; Jaime Nadal y Guarda; Andrés Domínguez; Tomas Manuel de Anchorena; Santiago Gutiérrez; Dr. Julián Leiva; Cornelio de Saavedra; Dr. Juan José Castelli; Manuel Belgrano; Miguel de Azcuénaga; Dr. Manuel Alberti; Domingo Mateu; Juan Larrea; Dr. Juan José Passo; Dr. Mariano Moreno; Licenciado Don Justo José Núñez, escribano público y de Cabildo.»

Celebra el 212º aniversario de la Revolución de Mayo, fecha en la el pueblo reunido en la Plaza de la Victoria -hoy llamada Plaza de Mayo- impuso su voluntad al Cabildo y creó el primer gobierno patrio, el que fuera el primer paso hacia el proceso que terminaría con la declaración de la Independencia, el 9 de julio de 1816.

¿Cuáles fueron las Causas de la Revolución de Mayo?

Para poder analizar las causas de este acontecimiento histórico es importante tener en cuenta no sólo lo que sucedía en la sociedad de las Provincias Unidad del Río de La Plata si no también en el resto del mundo.

Causas externas:

  • Independencia de los Estados Unidos: Gran Bretaña venía aplicando restricciones al comercio con sus colonias de América del Norte en beneficio de los mercaderes ingleses. Sus productos podían ser exportados solo a la Metrópoli. Hacia 1770, la corona quiso obligar a los colonias a que pagasen parte de los gastos de las guerras europeas. La mayoría de los norteamericanos se opusieron, hasta que se decidió reunir un congreso en Filadelfia en 1774. Fue en ese congreso que el 4 de julio de 1776 las trece colonias norteamericanas acordaron poner fin a la dominación británica. En 1783 Inglaterra debió aceptar su derrota y reconocer la Independencia de los Estados Unidos de América. La constitución norteamericana, promulgada en 1787 declaró que todos los hombres eran iguales ante la ley y se proclamó el sistema republicano con un poder ejecutivo, un legislativo y un poder judicial.
  • La Rebelión de Túpac Amarú: En el Perú en 1780 José Gabriel Condorcanqui, descendiente de los Incas, tomó el nombre del último emperador, Túpac Amaru y encabezó una rebelión contra el poder español para poner fin a la brutal explotación a la que eran sometidos. El movimiento tuvo una gran adhesión y se extendió por una parte del territorio que iba de Colombia a las Provincias Unidas del Río de La Plata. El 18 de mayo de 1781, tras asesinar a casi toda su familia, las autoridades españolas someten a Túpac Amaru al descuartizamiento: cuatro caballos tiraron de sus extremidades pero no pudieron con su fuerza y un verdugo completó la tarea. Las partes de su cuerpo fueron colocadas en picas en las ciudades en las que había triunfado el intento revolucionario, para aleccionar.
  • Revolución industrial: El aumento de la producción que provocó esta revolución en Inglaterra a fines del siglo XVIII y principios del XIX llevó a Gran Bretaña a buscar nuevos mercados donde colocar sus productos y conseguir materias primas baratas para sus fábricas, ya sea de buena o de mala manera, como sucedió en el Río de La Plata en las dos Invasiones Inglesas, de 1806 y 1807.
  • La revolución francesa: En 1789 la revolución puso fin a la Francia. El pueblo de París formó una asamblea que suprimió los privilegios de los nobles y redactó la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”, cuyos tres principios eran “Liberté, Egalité y Fraternité” (libertad, igualdad y fraternidad).
  • La invasión de Napoleón a España: En 1808 Napoleón invadió España y obligó a Carlos IV a renunciar al trono a favor de su hijo Fernando VII. Pero ahí no terminó la cosa: Fernando fue tomado prisionero y obligado a dejarle el trono de España a José Bonaparte, hermano de Napoleón. Para febrero de 1810 casi toda España se encontraba en manos de los franceses. Estas noticias llegaron a Buenos Aires el 13 de mayo de 1810: la autoridad que había designado al virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros en el Río de La Plata había caducado y la propia autoridad del virrey estaba cuestionada.
  • Chuquisaca y La Paz: En el Alto Perú, en mayo de 1809, se estaban produciendo movimientos revolucionarios por lo que Cisneros ordena una represión que provoca centenares de muertos. Además, el Virrey decidió crear un “Juzgado de Vigilancia Política”, destinado a perseguir a partidarios de las ideas de la Revolución Francesa. Las medidas tomadas por el Virrey acentuaron el resentimiento de los criollos.

Causas internas:

  • Debilitamiento del imperio español: Al llegar las noticias de lo que sucedía en España comenzó a debilitarse la imagen y el poderío del Virrey.
  • Libre comercio: Los criollos reclamaban el comercio libre para poder importar directamente de cualquier país o región sin tener que comprarle todo a España.
  • Invasiones inglesas (1806 y 1807): El pueblo venció unido a uno de los ejércitos más fuertes del mundo por lo que los criollos notaron su poder para decidir su propio futuro.
  • Destitución del virrey Sobremonte: el pueblo de Buenos Aires exigió la destitución de Sobremonte tras su desempeño durante las invasiones inglesas. Su reemplazante fue Santiago de Liniers.
  • Semana de mayo: Los días 19 y 20 de mayo de 1810 un grupo de criollos organizados presionó al virrey para que convoque a un cabildo abierto. Este Cabildo votó la destitución de Cisneros y encargó que se forme un nuevo gobierno.

Consecuencias de la Revolución de Mayo

El 25 de mayo de 1810 el pueblo se movilizó a la Plaza de las Armas y amenazó a los cabildantes para que se decida un nuevo gobierno sin la presencia de Cisneros. finalmente se anunció la renuncia del Virrey y la formación de la Primera Junta, encabezada por Cornelio Saavedra e integrada por siete criollos y dos españoles.

  • Primera Junta: llamada Junta Provisional Gubernativa de las Provincias del Río de la Plata a nombre del Señor Don Fernando VII, estuvo integrada por Cornelio Saavedra, presidente; Mariano Moreno y Juan José Paso, secretarios; Manuel Alberti, Miguel de Azcuénaga, Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Juan Larrea y Domingo Matheu, vocales.
  • Inicio del fin del Virreinato del Río de la Plata: luego se dio lugar a la formación de los distintos estados independientes. Fue la antesala a la Independencia, que iba a llegar para Argentina en 1816.
  • Libre comercio: Permitió que se puede exportar productos de territorio criollo a distintas potencias.
  • Comienza la disolución del Virreinato del Río de la Plata: lo sucedido en Buenos Aires dio lugar a la formación de cuatro Estados independientes, que fueron la Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

También te podría gustar...

error

¿Disfrutas de este blog? Por favor, pasa la voz :-)

Pinterest
fb-share-icon
Instagram
WhatsApp