Educadores Argentinos: Elina González Acha

Elina González Acha de Correa Morales

20 de enero de 1861, Chivilcoy – 13 de agosto de 1942, Buenos Aires

Biografía:

Su familia, de buena posición económica, la estimuló para que se formara intelectualmente, algo no muy común para las mujeres de esa época.

Nació en, 1861 en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, Argentina. Asistió a la Escuela de las Hermanas irlandesas y estudió francés y dibujaba en su casa. Su madre, Cristina Acha (vasca), la matriculó en la Escuela Normal Nacional de Profesores N.º 1 «Presidente Roque Sáenz Peña» en 1875. donde tuvo como compañera a Cecilia Grierson y como profesor de ciencias naturales a Eduardo Holmberg, quién la acercó al mundo científico. Elina se graduó en 1879,​ convirtiéndose en una de las primeras egresadas del sistema escolar normal argentino, y empezó a enseñar. Continuó sus estudios propios en idiomas inglés, francés, alemán, latín, y dibujo. En 1887, trabajó en el Museo Público de Buenos Aires y se presentó para ingresar al Instituto Geográfico argentino en 1888.

Fue la primera directora de la escuela que se estableció en el barrio porteño de Belgrano En 1907, ejerció la docencia en el Liceo de Señoritas Nº 1, y al año siguiente participa del Congreso Internacional de Geografía de Berna. A partir de allí, pudo darle continuidad a su labor pedagógica, siempre vinculada con la actividad científica. Escribió textos escolares sobre geografía y realizó numerosos trabajos de investigación; en uno de ellos deja bien reflejado su posicionamiento ante los diseños curriculares de la época, diciendo que “…los programas de Ciencias Físico-Naturales (…) forman la más poderosa palanca de la ciencia Geográfica, pues sólo una vinculación sistemática e inteligente entre esta y sus cooperadoras o concurrentes puede dar a los profesores la necesaria preparación para dictar buenos cursos de Geografía…”

En 1922, fundó la Sociedad Argentina de Estudios Geográficos, convirtiéndose en una de las pocas mujeres en nuestro país que participaron en la divulgación científica. Reconocida por sus pares hombres, aportó a la institución una visión renovadora, estableciendo sólidos lineamientos en la enseñanza de las ciencias.

Además de sus textos de geografía para la escuela argentina, escribió Isondú, un libro de lectura que alcanzó una alta difusión en el país, contando con el aval del Consejo Nacional de Educación (CNE), para ser utilizados en las aulas argentinas. Dicha obra fue premiada con medalla de plata en la Exposición de San Luis (EE. UU.), en 1904. El título, Isondú, remite a la lengua guaraní y significa gusano de luz. La autora se explayó sobre la elección de ese nombre: “…deseamos que no se atribuya a vana pretensión el título de este libro, pues si le hemos dado el nombre de una joya de nuestra fauna, es porque se trata de una modesta larva, esperando que nuestro humilde gusano de luz ilumine, aunque sea con fugitivos resplandores, las inteligencias infantiles a las cuales está destinado…”. Años más tarde continuaría con la escritura de textos escolares, acompañada por su hija Lía Correa Morales. Se retiró de la enseñanza en 1910.

Colaboró en importantes diarios de la ciudad de Buenos Aires, con artículos científicos. Luego de casarse con el escultor Lucio Correa Morales, intensificó sus trabajos artísticos, realizando una serie de exposiciones de sus obras, obteniendo un gran reconocimiento por parte de la crítica. Junto a su marido fueron férreos defensores de los reclamos por tierras usurpadas a la nación Ona o Selkman.

Elina murió el 13 de agosto de 1942 en Buenos Aires. Dos años más tarde cuando GÆA estableció su sede nueva, un retrato de González, pintado por su hija Lía Correa Morales de Yrurtia se entronizó en su memoria. En 1962, en el 40.º aniversario de la fundación de GÆA, un monumento se puso en el Cementerio de la Recoleta en su honor.​ En 1972, un premio lleva su nombre, para honrar al mejor graduado en geografía fue establecido por el Ministerio de Cultura y en 1991 una silla lleva su nombre establecido por la Academia Nacional de Geografía. Ella y Ana Palese de Torres son las únicas dos mujeres argentinas así honradas, en las cuarenta sillas de la Academia.

Sus Obras:

1 Isondú : lecturas variadas para las escuelas comunes / Buenos Aires : Cabaut, 1927

2 Isondú : lecturas variadas para las escuelas comunes / Buenos Aires : Cabaut, 1926

3 Isondú : lecturas variadas para las escuelas comunes / Buenos Aires : Cabaut, 1906

4 Ensayo de geografía argentina. / Buenos Aires : Cabaut, 1910

5 Amalita : libro de lectura para cuarto grado / Buenos Aires : Talleres J. Peuser, 1935

6 Isipós : tradiciones y cuentos para niños / Buenos Aires : Cabaut, 1911

7 Geografía elemental : primer libro / Buenos Aires : Cabaut, 1908

8 Isondú : lecturas variadas para las escuelas comunes / Buenos Aires : Cabaut, 1916

 

También te podría gustar...

error

¿Disfrutas de este blog? Por favor, pasa la voz :-)

Pinterest
fb-share-icon
Instagram
WhatsApp