10 de diciembre ~ “Día de la Democracia”

El Día de los Derechos Humanos y Día de la Restauración de la Democracia es un día oficial de celebración en Argentina que conmemora el 10 de diciembre de 1983, día en que se retiró la última dictadura que gobernó el país y asumió sus funciones el presidente Raúl Alfonsín, las dos cámaras del Congreso de la Nación, los gobernadores y legislaturas de las 22 provincias que existían en ese momento y las autoridades municipales democráticas. El día fue establecido por la Ley No. 26.323 sancionada el 19 de diciembre de 2007.

Este año la temática de la campaña del Día de los Derechos Humanos es la igualdad. Esta iniciativa está enfocada en proteger a las personas más vulnerables de discriminación y no inclusión, basándose en las siguientes consignas:

  • Economía inclusiva para combatir la pobreza.
  • Igualdad de oportunidades.
  • Acceso universal a las vacunas.
  • Nuevas leyes que garanticen el cuidado ambiental.
  • Inclusión de nuevos derechos sociales y culturales.

La restauración de la democracia en la Argentina

El 10 de diciembre de 1983, el Dr. Raúl Alfonsín asumió la presidencia del país, poniendo fin al autodenominado «Proceso de Reorganización Nacional», una dictadura cívico militar de casi ocho años que tuvo como consecuencia la persecución y desaparición de miles de personas y un fuerte deterioro del aparato productivo, económico y cultural del país, más un serio desgranamiento del tejido social argentino.

En el año 2007, ambas cámaras del Congreso Nacional sancionaron la Ley N° 26.323 con la contundente declaración del Día de la Restauración de la Democracia, estableciendo la jornada del 10 de diciembre como la fecha conmemorativa que restableció en la Argentina el régimen democrático y el Estado de derecho en recuerdo de la asunción del presidente Raúl Alfonsín.

La declaración que estableció el Día de la Restauración de la Democracia surgió con el el fin de promover los valores democráticos, resaltando su significado histórico, político y social.

La democracia como forma de vida

La recuperación de la democracia fue posible gracias a un conjunto variado de actores y organizaciones, entre ellos, los partidos políticos tradicionales, sectores del movimiento obrero y organismos de defensa de los derechos humanos que articularon, progresivamente, la lucha contra la dictadura militar y sus irresponsables aventuras mesiánicas.

La construcción de la democracia comenzó el 10 de diciembre de 1983 y aún continúa. Porque para su consolidación y profundización, es necesario el aporte cotidiano de todos y cada uno de nosotros. Todos los días; todo el año. Toda la vida.

Y si bien se han recuperado las instituciones y se ha vuelto a un orden desde el punto de vista de la Constitución y la ley, se sigue confundiendo democracia con un mero acto comicial, faltando aún profundizar el criterio que explica a la democracia como una forma de vida.

Hoy 10 de diciembre, se torna inevitable e imprescindible evocar el retorno a la democracia como sistema institucional y como hábito cultural, recordando las palabras de Raúl Alfonsín ante la Honorable Asamblea Legislativa, en circunstancias de su asunción, el mismo día que la democracia volvía a la Argentina para no irse nunca más.

Alfonsín lo vaticinó antes del comicio: “Algunos celebraremos más que otros, pero todos vamos a festejar el retorno de la democracia para los tiempos”.

Un 10 de diciembre de hace 38 años, pero con una absoluta vigencia en nuestra actualidad, ante los representantes de la nación, y previo al encuentro con una multitudinaria concurrencia que lo esperaba en Plaza de Mayo, decía Alfonsín:

«[…] La circunstancia no es propicia para la retórica. Es la hora de la acción y de la acción fecunda, decidida, comprometida e inmediata. Es la hora de hacer, de hacer bien, de hacer lo que la República reclama y el pueblo espera.

»[….] Los pueblos, como los hombres, maduran en el sufrimiento y no seríamos dignos del nombre de pueblo si no fuéramos capaces de aprender la lección del dolor. Lo primero que no debemos olvidar es que lo más valioso que tiene nuestro país son los hombres y las mujeres que lo habitan. No es el petróleo, ni las vacas, ni el trigo, ni las fábricas, sino el trabajo y la capacidad de creación de todos y cada uno de nuestros habitantes lo que da sentido y riqueza a nuestra Argentina, como a cualquier otra nación del mundo.

»[…] Nadie puede pretender que un gobierno no cometa errores. Pero de una vez por todas haremos que sólo sea el pueblo, por su libre voluntad y dentro de las instituciones democráticas, quien sea el único que juzgue y corrija esos errores. El dolor que vivimos nos ha enseñado que cada vez que se coarta el camino hacia la democracia, la inmensa mayoría de los argentinos termina perjudicándose.

»Tenemos una meta: la vida, la justicia y la libertad para todos los que habitan este suelo. Tenemos un método: la democracia para la Argentina. Tenemos un combate: vencer a quienes desde adentro o desde afuera quieren impedir esa democracia. Tenemos una tarea: gobernar para todos saliendo de la crisis que nos agobia».

«Con la democracia no sólo se vota, sino que también se come, se educa y se cura»

Dr. Raúl Alfonsín

También te podría gustar...

error

¿Disfrutas de este blog? Por favor, pasa la voz :-)

Pinterest15
fb-share-icon
Instagram15
WhatsApp15