LA INVESTIGADORA

Nancy Montes

Nancy Montes es Licenciada en Sociología de la Universidad de Buenos Aires y Especialista en técnicas de medición de indicadores sociales y demográficos por la misma casa de altos estudios. Cursó la Maestría en Ciencias Sociales con orientación en Educación (FLACSO). Es investigadora del Programa Educación, Conocimiento y Sociedad del Area Educación e integrante del Comité de Redacción de la revista Propuesta Educativa. Es docente en seminarios de posgrado en esta casa de estudios, en universidades nacionales y en ámbitos estatales de formación. Integra el equipo de especialistas de la Organización de Estados Iberoamericanos Sede Argentina. Es integrante del Ibertic, Instituto Iberoamericano de Tic y Educación creado por la OEI, que busca la integración de la cultura digital en los sistemas educativos.

 

Se mostró que la repitencia no tiene un efecto positivo

– Cuando se habla de la escuela secundaria se hace foco en que es tal vez la que necesita mayores cambios
– Estamos recién ahora apretando “enter” a la necesidad de cambiar en la escuela secundaria. Se viene hablando de cambio desde hace muchos años. Desde los 70 por lo menos se hace en el país un diagnóstico de que la educación secundaria dialoga poco con el mundo contemporáneo, con las propuestas e intereses de los jóvenes, con el mundo del trabajo lo mismo. Tenemos mucho tiempo de decir que la secundaria tiene que cambiar. La ley que se aprobó en el año 2006 que convirtió en obligatoria la secundaria para todos los estudiantes estalló el modo en que la escuela secundaria recibía a los estudiantes porque puso en jaque esa condición por la que “si no te da la cabeza tenés que buscar otra escuela” o “esta escuela no es para vos” y entonces allí el estado asumió la responsabilidad de que la escuela secundaria sea para todos y para todas. Eso generó que muchas cosas se muevan de lugar, que muchos docentes deban revisar sus modos de evaluar, y las políticas de estado desde el año 2006 en adelante, 2009 muy fuertemente están reclamando cambios a las provincias, las instituciones, a los docentes. Se avanzó mucho en incluir a los estudiantes, tenemos tasas muy altas de asistencia en lo que se llama la secundaria baja, eso es bueno, se amplió el acceso. Hay un 96 por ciento de chicos de 12 a 14 años incluidos en las escuelas según el censo 2010 y casi un 80 por ciento de chicos de 15 a 17. Son valores altos, pero tenemos altos porcentajes todavía de sobreedad, una situación de abandono de chicos que siguen dejando la escuela. Y ahora las provincias están también obligadas por una decisión del consejo federal del año pasado de hacer cambios y propuestas de innovación en sus modos de tener esa escuela secundaria, a lo que se llama régimen académico que son las normas que organizan la asistencia, la promoción, evaluación y permanencia, y presentar una propuesta al ministerio de nación o ante sus propias autoridades para ver en que dirección tienen que ir algunos cambios. Hay provincias que ya están haciendo cambios importantes.  Río Negro universalizó una propuestas de un cambio estructural en la escuela secundaria, en todas de las provincias. Están yendo a un esquema de menos espacios disciplinares, no todas las materias 12 o 15, quedan 7. Han armado un esquema de designación de docentes por módulo. De modo que los docentes tengan más tiempo de trabajo de cada escuela, y que haya un tiempo para obras institucionales. Y cada escuela define como un proyecto y una orientación en la que van a estar trabajando. Y están revisando también la existencia en la repitencia que es más un castigo que la posibilidad de que los chicos aprendan

– ¿No tiene efecto positivo la repitencia?
– No ha servido para los aprendizajes. Los resultados del operativo Aprender 2016 y 2017 muestra que les va peor a los que más repitieron. Termina siendo como un castigo a los chicos que tienen dificultades en el aprendizaje y van acumulando años que no recuperan nunca en la vida.